viernes, 16 de enero de 2015

CRÓNICA - CRÍTICA DE "INTO THE WOODS" LA PELÍCULA


“Cuidado con lo que deseas, cuidado con tus conjuros”, son dos de las frases que se escuchan en uno de los temas de la nueva película de Disney “Into the Woods” y a mi juicio, si el espectador va en busca de un Disney Clásico, esta no es su película, pues aunque los personajes son de sobra conocidos por todos, extraídos de los cuentos de los hermanos Grimm, como “Caperucita roja” “Rapunzel” “La cenicienta” “Jack y las habichuelas mágicas” y otros tantos, esta obra es muy distinta.

“Into the Woods” Es diferente ya que está estructurada como un  musical, al tratarse de la adaptación del musical de Broadway creado por Stephen Sondheim con el mismo título, y además no encontrándonos  precisamente ante canciones pegadizas, como es habitual en las obras de Disney. Por otra parte el texto, guión de James Lapine, está claramente destinado a un público adulto.  

En esta película se tocan los problemas entre padres e hijos, la educación, el deseo de protección ante los peligros que un joven se puede encontrar en la calle, los hijos creyendo estar por encima de los padres, los abandonos, las responsabilidades de los unos y los otros, los miedos, las frustraciones, las culpas que se llevan sobre las espaldas, el deseo de querer alcanzar nuevas metas cuando en realidad no son conscientes de lo que tienen, la infidelidad en la pareja… Todo un cúmulo de guiños y frases lapidarias entre las canciones y el texto hablado. Me quedo con una frase del príncipe a la panadera tras haberla seducido y despedirse de ella, la panadera le pregunta si se volverán a ver y él responde que no, ella entonces le reprocha lo que han vivido en esos momentos y él la responde: “Me educaron para ser encantador, no sincero” y precisamente esa no sinceridad, ese no acercamiento entre determinados personajes, ese deseo de pensar más en ellos mismos que el compartirlo, es lo que tendrán que aprender a valorar en el bosque, donde se desarrolla toda la acción de la película, un bosque que les mostrará los obstáculos que tienen que sortear, y con ello valorar lo que teniendo, no han sabido ver.

Un bosque donde cada uno parte en busca de sus deseos y donde un narrador nos pone en situación, un narrador con brillantes frases cargadas de ironía y sarcasmo que hacen sonreír al espectador, sin olvidar las locuras a las que se ven sometidos los personajes.

Una obra cabalgando entre la comedia y el drama, y sobre todo jugando con los sentimientos, las emociones y el…

Vuelvo a repetir, aunque algunos la han clasificado como una obra familiar, no lo es y por el contrario es muy recomendable para el público adulto, algo que agradezco a Disney, el nuevo riesgo, el nuevo giro y reto que se ha impuesto con esta película. A mi juicio, lo ha vuelto a conseguir. Chapeau.

La película comienza con un ritmo frenético, tras la presentación de todos sus personajes y los deseos que cada uno albergar en su interior, con un despliegue de planos perfectamente medidos, en un montaje espectacular. Nos adentraremos junto con  todos los personajes en ese bosque que va a ser quien les haga reaccionar, quien les haga pensar y lo más importante, quien les haga… Eso lo dejo para que el espectador lo descubra por sí mismo.

En cuanto a las interpretaciones existe un perfecto equilibrio para que nadie destaque por encima de otros, pues cada personaje tiene su momento y lo aprovechan. Se lucen. Destacaría a Meryl Streep, que sinceramente me ha sorprendido una vez más, pero es que esta mujer es camaleónica y con mayor o menor acierto, pocas veces se puede decir que uno de sus trabajos no sorprende. Sinceramente, su papel como la bruja, me atrapa, donde como sucediera con Angelina Jolie en  Maléfica, volvemos a encontrarnos con una bruja que tiene sentimientos. Johnny Depp está en su papel, simplemente decir que es él mismo, con eso creo que está todo justificado. Le confiere al lobo, un toque de lascivia en su apetito hacia Caperucita Roja. Chris Pine, en el papel de uno de los dos príncipes, seduce a la cámara con un personaje arrebatador, cínico, seductor… Me encantó el tema interpretado junto al otro príncipe, Billy Magnussen, quien queda un poco secundario frente a Chris. Los dos niños están muy comedidos en sus interpretaciones, aunque me decanto por la de Daniel Huttlestone, como Jack, pues Lilla Crawford en el papel de Caperucita me resulta cansino, aunque tengo que confesar, que Caperucita siempre me resultó un tanto cansina como personaje de cuento. A Mackenzie Mauzy, la falta fuerza en su papel de Rapunzel, y me quedan dos; James Corden como el panadero y Anna Kendrick como Cenicienta, creo que van ganando a medida que la película va transcurriendo.

         Los decorados son perfectos, la gran mayoría rodados en los estudios Shepperton de Londres y otros en el castillo de Dover, la Abadía de Waerley y Richmond Park.
 
El Vestuario muy bien cuidado, hasta el último detalle. No hay zapatos de cristal, pero son de oro.
 
         
Sobre la banda sonora, de la que ya he comentado, sólo añadir que la música y letra de Stephen Sondheim son inmejorables. Ha creado una partitura dura al oído pero perfecta, pues cuando parece que va a decaer, vuelve con más brío y fuerza. No quiero olvidarme de que está basada en un magnífico e ingenioso libreto de James Lapine.

        Y como siempre, termino con el director. Rob Marsahall, que recordaremos por obras como “Memorias de una Geisha” o “Chicago” Con “Into the Woods” consigue una obra equilibrada, bien medida en los tiempos y en las interpretaciones.

Una vez más Disney nos entretiene recordándonos que no todo es lo que parece, que no descuidemos y por el contrario valoremos lo que tenemos a nuestro lado, pues un día lo perderemos y ya no valen las lamentaciones, y sobre todo que disfrutemos de la vida, no pensando tanto en el futuro, porque tal vez, y esto lo añado yo, tal vez si pensamos en el futuro, sin cuidar el presente, un “gigante” aparezca en cualquier momento y no sólo no tengamos futuro que disfrutar, sino que destruirá lo que tenemos, sin haberlo aprovechado.

Entre tantas moralejas, al final deja una muy clara: “Cuidado con lo que decís, los niños lo escuchan todo, cuidado con lo que pides, porque se puede convertir en realidad

           La película está nominada a 3 premios Óscar, entre ellos el de Meryl Streep en la categoría de mejor actriz secundaria o de reparto.

                                  ESTRENO EN TODOS LOS CINES EL 23 de ENERO

1 comentario:

  1. maravillosa crítica, pero te falta hablar de la actriz más importante: Emily Blunt en el papel de The Baker´s Wife ( papel que en la obra original interpretó Joanna Gleason y por el cual obtuvo un premio Tony a mejor actriz en un musical).
    Y otra cosa, la frase de "me educaron para ser encantador, no sincero" se la dice el príncipe a Cenicienta.
    Saludos!

    ResponderEliminar