miércoles, 1 de marzo de 2017

EL VIAJANTE: CRÍTICA DE CINE


        El viajante, del iraní Asghar Farhadi (Nader y Simin, una separación), nos obsequia con un nuevo melodrama en un país, con fuertes códigos del honor y de la familia.

          El viajante nos cuenta la historia del matrimonio compuesto por Emad (Shahab Hosseini) profesor de literatura y Rana (Taraneh Alioosti) ama de casa. Parte de su tiempo libre, además, lo dedican a un grupo de teatro, donde son los actores principales.

          Una noche ya en casa, mientras descansan, salta la alarma de que deben abandonar el edificio por motivos de seguridad, provocado por unas obras que se están realizando en la calle y corriendo el peligro de que el inmueble se derrumbe. Tras uno de los ensayos, Emad comenta con sus compañeros de teatro que no saben dónde van a ir a vivir… A partir de aquí, su matrimonio que parecía perfecto, comienza a desquebrajarse, como las paredes del piso que tienen que abandonar.

          En la nueva vivienda, Rana es sorprendida una noche por un desconocido y sufrirá diversas heridas, Emad no descansará hasta encontrar al agresor de su mujer.

          Farhadi toma de nuevo las relaciones de pareja y nos ofrece un nuevo drama, pero no se limitará a presentar la historia de Emad y Rana, sino que incluirá en la trama, la obra que están representando en el teatro “Muerte de un viajante” de Arthur Miller, y de esta forma tan peculiar crear un paralelismo entre la vida de nuestros protagonistas y los momentos dentro y fuera del escenario. Una obra donde Miller exhibe los problemas sociales, la crisis, el consumismo, las alteraciones en el núcleo familiar, los principios morales, éticos, las virtudes… Problemáticas que sigue sufriendo  la sociedad mundial y también la  iraní, donde sus costumbres permanecen tan arraigadas, que por momentos ahogan a quien vive en dicho país.

      Una historia contada de forma muy directa, siendo las miradas y las expresiones puntuales, quienes sustituyen a las palabras. Película sin duda menos compleja que “Nader y Simin, una separación” pero no por ello menos intensa en relación a la complejidad del ser humano, cayendo en la desesperación, la venganza, los miedos, los odios, el dolor, la resignación, la humillación...

      
    Una cinta de denuncia y crítica social, política y familiar, en una historia interpretada con maestría y dirigida con valentía.

          No podemos dejar de mencionar la fantástica fotografía de Hossein Jafarian  y la música de Sattar Oraki; ambas lograrán acentuar más este drama psicológico y familiar.

          Recomendable para cinéfilos en general

          MI NOTA ES: 8,52016: Satellite Awards: Mejor película de habla no inglesa

          ESTRENO EN ESPAÑA: 3 de Marzo

          REPARTO: Shahab Hosseini, Taraneh Alidoosti, Babak Karimi, Mina Sadati.

         PRODUCTORA: Coproducción Irán-Francia/Arte France Cinéma/Farhadi Film production/Memento Films Production.

          DISTRIBUIDORA: Golem Distribución.

            OSCAR 2017  MEJOR PELÍCULA DE HABLA NO INGLESA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada