lunes, 7 de agosto de 2017

ATÓMICA: CRÍTICA DE CINE


          Atómica, del director David Leitch, nos ofrece una historia de mentiras y verdades, traiciones y poder, en un tiempo que no debió existir. La guerra fría.

          Lorraine Broughton (Charlize Theron) espía del MI6, es reclamada por la inteligencia británica para testificar sobre su intervención en Berlín en  ese año 1989, donde el muro ya tenía sus horas contadas. Desde dichas dependencias estaremos atentos a cada una de sus palabras y “aventuras”

         
Un agente encubierto aparece muerto y a Lorraine le encomiendan la misión de encontrar por todos los medios a su asesino y la lista que el agente intentaba hacer llegar a Occidente, en la cual figuran los nombres de todos los agentes encubiertos que están trabajando en el Berlín Oriental. Pasará a formar parte del equipo que dirige David Percival (James McAvoy) para juntos intentar evitar los peligros que amenazan a las inteligencias del mundo occidental.

          Como he comentado en la cabecera, David nos envuelve en un thriller de espionajes, en esta ocasión basado en el cómic “La ciudad más fría” de Antony Johnston y  con guion de Kurt Johnstad.
           
Mis reseñas, que nunca considero críticas sino mi postura personal, suelen comenzar de muy diversas maneras, en especial con aquello que más me ha podido impactar durante el visionado de la película.

          Con permiso de Charlize, en esta ocasión voy a destacar la Música y la Fotografía. La música de Tyler Bates es simplemente una joya para tener en casa y escuchar una y mil veces. Como banda sonora funciona con precisión, durante toda la trama. Temas que acentúan  un lenguaje propio, con carácter, pegado a la piel de cada fotograma.  Cada pieza, por sí sola, tiene un valor especial.

          La fotografía de Jonathan Sela es difícil de catalogar, porque tal vez no exista un calificativo para ella, o sí. Cada imagen es un pequeño diamante tallado con mesura, poder disfrutar de su exquisita iluminación, el color en cada situación, los contrastes, los encuadres (algunos casi imposibles de pensar), la profundidad, la nitidez... Si bien más de una vez he dicho  que la música o la fotografía, se convierten en personajes invisibles de una película, aquí ese hecho sube un nuevo escalón, pues se puede palpar.

          Charlize Theron recrea un personaje seductor, sensual, elegante, inteligente, enérgico, despiadado; con la sangre tan fría cuando trabaja que ni un picahielos podría atravesar, pero de corazón cálido cuando se desata su sexualidad. Está arrebatadora, hermosa y muy peligrosa. Su mirada te puede encadenar o desatar tus deseos más lujuriosos. Sus brazos  y piernas son bellas armas mortales y  está claro que es de esas mujeres que prefieres tener como amiga,  y no como enemiga.

           Borda su papel de Lorraine Broughton, creyéndotelo desde la primera imagen proyectada en la gran pantalla, exhibiendo su look tan personal.

          Una película que me ha traído, por momentos, recuerdos de la fantástica John Wick, en sus dos partes, pero en especial “Pacto de Sangre”

         
Al igual que le ocurriera a Keanu, Charlize sufre, se mancha, recibe palizas hasta en el carnet de identidad, sangra, se retuerce de dolor, se arrastra por los suelos, se ensucia, sale demacrada (aunque no consigan afear su rostro, eso es imposible), sabe que está dentro de un juego; pero ocurra lo que ocurra, no pierde su feminidad, su clase y su libertad.

          Parece que la separación, por el momento entre Chad Stahelski y David Leitch, directores del primer John Wick, les ha venido muy bien. El primero ha conseguido un gran éxito de taquilla con la secuela  “Pacto de sangre” y está claro que David lo va a lograr con su “Atómica”, que va a entrar muy fuerte en la cartelera de nuestro país.

          Las coreografías que utiliza en las peleas, se hacen inolvidables. La ambientación que rodea a los personajes, es perfecta. No se detiene solo en las espectaculares escenas de acción, de la fotografía y banda sonora, como ya he comentado,  sino que también cuida las interpretaciones. Destaco a James McAvoy como Percival. John Goodman como agente de la CIA o a su compañera Sofía Boutella en el papel de Delphine; simplemente por mencionar algunos.

           ¿Cuál es el juego? ¿Quién posee la verdad? ¿Alguien gana?
         
            Mi nota es: 8

          Recomendable para amantes del cine de acción

ESTRENO en ESPAÑA: 4 de AGOSTO

          REPARTO: Charlize Theron, James McAvoy, Sofia Boutella, John Goodman, Eddie Marsan, Toby Jones, Bill Skarsgǻ, Roland Møller, Attila Árpa, Sam Hargrave, Jóhannes Haukur Jóhannesson

          PRODUCTORA: Focus Features/ 87 Eleven/ Closed on Mondays Entertainment/ Denver and Delilah Productions/ Sierra/ Affinity.

           DISTRIBUIDORA en ESPAÑA: DeaPlaneta

No hay comentarios:

Publicar un comentario